Vivir como un japonés (2da parte)

Secreto 2: Espiritualidad
Cuando el espiritu está sentado recto, entonces el cuerpo tambíen está recto(sabiduría budista) Las personas se inclinan cuando se encuentran con Kosho Shimizudani. El es el monje budista de más rango de Tokio y lo puedes encontrar normalmente en la zona del Templo Senso-ji en la parte antigua de Asakusa, el lugar santo de la capital de Japón. Hoy hay varias clases de los colegios aqui. Los niños corren hacia hacia el Joukoro,el incensario, algo como una olla enorme y se echan el humo encima, lo que pormete salud. Shimizudani va hacia los niños. Lleva un kimono negro, una faja de seda, en la mano acaricia el Juzu, el rosario de los budistas, nosotros lo paramos: “Podríamos sacarle una foto?”- “Porqué?” – “Venimos de Alemania y estamos investigando porque los japoneses son tan logevos. Una señora mayor del templo nos contó, que Usted lleva mucho tiempo aqui y es muy mayor”- “Tengo 93 años”- “Cómo se llega a esa edad?”-” Concentrence y escuchen” – “Si, encantados.” ….. “Pero no nos está diciendo nada!”- “No me tienen que escuchar a mi, sino a ustedes mismos. Concentrencen en si mismos. Eso es bueno para su vida.” Shimizudani sonreia, se deja fotografiar y vuelve con los niños.
Secreto 3: Pescado
“Un japonés come al año aprox. 66,3 Kilos de pescado y frutos del mar, un alemán sólo 14,9kg (promedio) Cinco de la mañana en el mercado de pescado de Tokio Tsjukiji comienza la
subasta de atún. En tres salas y grande hileras hay pescado fresco, cada uno de entre 25 y
350 kg, más de 3 toneladas, plateados brillantes, la barriga abierta, limpio y las aletas en la boca. Escritos en rojo y amarillo sobre sus cuerpos dicen origen y peso. El subastador canta en voz chillona y después de cada adjudicación suena una campana. Antes el comprador tiene tiempo de ver la calidad del atún. Después de una hora todo ha terminado. Cientos de pescados han sido vendidos, los últimos los están cargando. Los compradores van a las salas 7 a 12 porque alli comienza la subasta de los atunes congelados Otras 400 toneladas. El mismo procedimiento de antes. Fuera se han montado los puestos del mercado: pescado y frutos de mar en todos los tamaños y colores, la mayoría vivos. Cangrejos con grandes patas,caracoles de tamaño de un balón, montañas de algas, cubas repletas de anguilas, acuarios llenos de pulpos. Aqui se vende de todo lo que sale del mar. Teruo Watanabe(66) tiene uno de los puestos más espectaculares del mercado. El está clasificando los erizos por tamaño. “Mire”, dice “nuestro pais se compone de cinco islas, las cuales están rodeadas por el océano. Eso hace que nos alimentemos del mar. Pero que el pescado nos regale una vida larga es casualidad.” Comparandolos con nosotros, el japonés
come cuatro veces más pescado y frutos de mar, cuatro veces más Omega-3-ácido graso y
vitamina d, que protejen del cáncer y cuatro veces más de yodo que fortalece las tiroides.
El pescado es en Japón el alimento principal junto con el arroz. Se come or la mañana, al mediodía y por la noche. Crudo, al grill, cocido y marinado. Y el que quiere picar por la noche, come sardinas-sésamo-mix.
Secreto 4: Higiene
“Porfavor duchese dos veces”(Aviso para los turistas en un baño público de Tokio). Los japoneses se toma la higiene muy en serio, hay pocos cosas alas que le teme tanto como al
sudor, suciedad, polvo e infecciones. Si alguna vez pasas la noche en un Ryokan(hotel rural
tradicional)los notarás a más tardar en las reglas de la ropa. Tus zapatos los cambias en
la entrada por chancletas, las cuales tienes que dejar en la entrada de tu habitación. Dentro te quitas la ropa y te pones el yucata, algo parecido a un kimono con una cinturón larguisimo. Si quieres ir desde tu habitación al baño te encuentras con otro par de chancletas. Con las chancletas permitidas en el hotel puedes ir al onsen( baños calientes que le gustan tanto a los japoneses). En todas partes hay estos onsen separados por sexos, en los cuales se bañan desnudos. La visita comienza con un baño completo del cuerpo. Para eso te sientas en un taburete, sobre el cual hasta los japoneses pueden taparse las orejas con sus rodillas, y te lavas cada pelo, cada arruga de tu cuerpo y cada centimetro cuadrado de tu piel con la ayuda de una ducha de mano y un baldecito. Resulta extraño hacerlo delante de los demás. No te puedes bañar de forma más pública ni más minuciosa porque cualquier guia turistica te advierte de no dejar ningun pisquito de espuma en tu cuerpo. Después te puedes meter en el agua, que está caliente, a veces demasiado con más de 40 º y antes de que se te baje al tensión, sales del baño sin sentir dolor después de tres minutos. La visita del onsen es para muchos japoneses un ritual importante, inicia el final de la jornada de trabajo, el fin de semana o el descanso nocturno, por lo que los baños de muchos hoteles está abiertos durante toda la noche. Esto no impide a ningun japones a ducharse otra vez por la mañana. Y ya que estamos con los detalles de las locuras
higiénicas de los japoneses, queremos mencionar también las tapas de los water. La mayoría
tiene varios botones, con los cuales se puede regular la temperatura del asiento, diferentes clases de chorros y el aire caliente para secarse. El botón de la música o los silbidos es para aquellos que quieren tapar los ruidos usuales.
Secreto 5: Té verde
“La paz está en una taza de té(sabiduría budista). lo toman por las mañanas, al mediodía y por la tarde, caliente y frio de tazas de porcelana o latas de bebida. Si la cerveza es la bebida de los alemanes, entonces el té verde lo es de los japoneses, lo respetan.Para la mayoría de los japoneses el té verde es la causa más importante de su longevidad. Creen que los portege del cáncer, caries, tensión alta,derrame cerebral y arteriosclerosis,los mantiene delgados, controla su nivel de glucemia, fortalece las capilares y quita la radiactividad al cuerpo cuando estuvo expuesto. Todo esto no está demostrado cientificamente. Sólo que el té verde es rico en vitaminas y muy digestivo, contiene flavonoide que presuntamente proteje del cáncer.
Sobre todo les sienta bien a aquellos, cuyo trabajo principal consiste en realizar las ceremonias de té, en las cuales se puede cometer más errores que tragos puedes tomar de tu taza. Se dice de los maestros de ceremonia que todos llegan a muy viejos. Ninguna otro profesión promete mayor esperanza de vida, esto está demostrado estadisticamente.
Fuente:MensHealths.de/GMX
Traducción:Carina

Share