Raras flores silvestres de otoño descubiertas en una caminata por el campo del bosque

Hacia el final de la semana pasada el frente de lluvia de otoño finalmente se disipó y las islas fueron bendecidas con varios días de cielos azules muy salpicados de nubes cirrus altas a la deriva – un clima perfecto para el senderismo y paseo a través del hermoso campo satoyama.

Justo en un día como ese me encontré tomando un atajo a través de un paísaje típico de bosque, una mezcla de robles y árboles sugi cryptomeria. Al igual que muchos de los bosques tradicionales de Japón, este bosque no había sido limpiado desde hace varias décadas, y estaba lleno de ramas caídas y densos ne-zasa de bambú enano. La marcha era bastante peligrosa, y para empeorar las cosas, el espacio entre los troncos de los árboles estaba bloqueado por telas de araña muy grandes y gruesas.

Estas grandes telas son tejidas por la poderosa Joro-gumo orbe web araña (Nephila clavata). La tejedora misma, cerca de 3 centímetros de larga y marcada con rayas amarillas y plateadas, por lo general está descansando en las hileras de la red. Si miras de cerca puedes ver a otra araña mucho más pequeña, apenas un centímetro de largo, recortada contra el cielo más arriba en la red. Este es el macho, esperando pacientemente su oportunidad de entrar y aparearse. A pesar de su aspecto formidable, las arañas orbe son totalmente inofensivas.

Siempre trato por todos los medios de evitar chocar torpemente con las telas de araña. Los hilos están hechos de seda de araña que ella misma produce y exprime a partir de glándulas especiales. La producción de seda requiere mucha energía. Si una red es desgarrada sólo un poco, la araña puede reutilizar la seda, pero si la red es arrancada tiene que tejer nuevas hileras a partir de cero.

En este día algo extraño me parecía estar pasando. Como me abrí camino a través del bosque me encontré constantemente que tenía que desviarme a la derecha para evitar las telas de araña. Quería ir en línea recta y salir de los campos lo más rápido posible, pero los únicos pasajes abiertos eran siempre hacia la derecha.

En mi imaginación celta algo más activa, ésto evocó de inmediato una imagen viva de J.R.R. Tolkien “El Señor de los Anillos.” Perseguido por aterradores jinetes negros, los hobbits huyen de la Comarca y entran en el misterioso Bosque Viejo. Su plan es ir hacia el noreste a través de los árboles, y salir por el camino este que conduce a la ciudad de Bree, donde se reunirán con su guía Strider.

En el interior del bosque, sin embargo, muchos de los caminos de los hobbits están una y otra vez bloqueados por zanjas profundas llenas de malezas difíciles y zarzas espinosas. Cada vez el único camino de evitar el obstáculo está a la derecha, y poco a poco los hobbits se ven obligados a desplazarse hacia el sur. Con el tiempo se ven embrujados por los espíritus del sauce, pero luego rescatados por el viejo Tom Bombadil en su capa azul y botas amarillas, que simplemente canta a los sauces para dormir.

Afortunadamente, los bosques en el campo norte de Chiba no son ni lejos tan extensos como el Bosque Viejo en la Tierra Media. En menos de un cuarto de hora salí del bosque del lado de un campo abierto plantado con jengibre, batatas y cebollas largas. Pensé en sentarme y descansar y pensar en hobbits, pero pronto me di cuenta de que el alero del bosque estaba alfombrado con hermosa salvia amarilla.

salvia-nipponica-4

En realidad, yo había estado buscando estas mismas flores. Estoy trabajando en una base de datos digital de las flores silvestres de otoño que florecen en los alrededores de Tokio. Las especies que se desarrollan a lo largo de las carreteras y en los jardines del parque son fáciles de encontrar y fotografiar. Otras especies, sin embargo, crecen sólo en determinados tipos de hábitat. Muchos de éstos han disminuido en los últimos años y ahora son difíciles de localizar.

Estas flores de color amarillo claro eran las Kibana-akigiri (Salvia nipponica) o salvia japonesa. La flor se compone de un largo labio superior que se proyecta hacia delante, y un labio inferior que se abre y cuelga hacia abajo. Un sólo pistilo largo púrpura sale en la parte frontal, y dos estambres están escondidos debajo del labio superior. El extremo inferior de los estambres aparece como telas de color púrpura en el centro de la flor. Su color brillante está diseñado para ayudar a atraer a los insectos y guiarlos hacia abajo del tubo, donde el premio néctar espera. Los estambres y el pistilo tocan la espalda de los insectos a medida que se abren paso hacia dentro.

La salvia japonesa prefiere hábitats que están a la sombra durante la mayor parte del día, pero también conseguir un poco de sol. Estas hermosas flores se han convertido en raras en el campo. Me gustaría pensar que, a riesgo de parecer ridículo; que las arañas, a cambio de mi bondad de no romper sus telas, deliberadamente me han guiado hacia las flores.

Kevin Short
Traducción Carina

Fuente The Japan News

Share