Category historias y reflexiones

El moscardón y el maestro

El calor del verano era sofocante y el sudor corría por la frente del samurai. En el engawa del dojo unas pequeñas campanillas furin pendían de la entrada. Ni siquiera una ligera brisa les arrancaba el mas mínimo sonido.El hombre descalzó sus zoris y subió al entarimado de madera de la entrada, saludo con una reverencia al primogénito del maestro de kenjutsu a cuya lección del día pretendía asistir.La fama de este maestro era conocida en varias provincias aunque se decía que la edad y la enfermedad estaban minando lentamente la salud del anciano. Pronto su hijo heredaría la escuela y enseñaría en su lugar...

Leer más

Historia de un samurai

Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario. Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Con la reputación del samurai, se fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama. Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo acepto el desafío...

Leer más

El cuento de las arenas

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fín alcanzó las arenas del desierto. Del mismo modo como había sorteado todos los otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaban a éstas. Estaba convencido, no obstante, de que su destino era cruzar este desierto, y sin embargo, no había manera. Entonces una recóndita voz, que venía desde el desierto mismo, le susurró: “El viento cruza el desierto, y así puede hacerlo el río”. El río objetó que se estaba estrellando contra la arena, y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto...
Leer más

Las puertas del cielo

En una época remota, un guerrero samurai acudió a ver a un maestro Zen. El maestro se llamaba Hakuin. El samurai le pregunto al maestro: “¿Existe el cielo y el infierno? “ “¿Dónde se encuentran las puertas para poder entrar?” la mente del guerrero era sencilla como la de casi todos los guerreros, su única intención era le de saber donde están ambas puertas para poder evitar la puerta del infierno , así entrar directamente por la puerta del cielo. El maestro Hakuin le contesto entonces de una manera en la que un guerrero pudiese entenderlo. “¿Quién eres?” Le pregunto Hakuin. “Soy un samurai” “Ser un guerrero samurai es un honor en mi país, represento la perfección del guerrero...

Leer más

Tal armero, tal arma

“El sable es el alma del Samurai”, nos dice una de las más antiguas máximas del Bushidô, la Vía del guerrero. Símbolo de virilidad, lealtad y coraje, el sable es el arma favorita del Samurai. Pero el sable, en la tradición japonesa, es algo más que un instrumento terrible, algo más que un símbolo filosófico. Es un arma mágica. Arma que puede ser benéfica o maléfica, según la personalidad del forjador y del propietario. El sable es la prolongación de los que los manipulan, se impregna misteriosamente de las vibraciones que emanan de sus seres. Los antiguos japoneses, inspirados por la antigua religión Shinto, conciben la fabricación del sable como un trabajo de alquimia en el que la armonía interior del forjador es más importante que sus capacidades técnicas...

Leer más

Síntomas de la Paz Interior

Se recomienda observar cuidadosamente los primeros síntomas de paz interior. Los corazones de varias personalidades a lo largo de la historia han sido afectados por esta condición y es posible que mucha gente, algún día, comience a ser afectada en proporciones epidémicas. Esto podría resultar una amenaza grave a lo que hasta ahora ha sido una condición estable de conflicto en el mundo conocido. Algunos de los síntomas de esa paz: Una tendencia a actuar y pensar espontáneamente, en vez de actuar por miedos basados en experiencia pasadas. Una capacidad inconfundible de gozar cada instante. Una pérdida de interés en recriminar a los demás. Una pérdida de interés en recriminarse a sí mismo. Una pérdida de interés en el conflicto. Una pérdida de interés en la preocupación...

Leer más

Reflexiones para finales de abril/principios de mayo

Para un tiempo revuelto, como el que estamos teniendo desde finales de abril y principio de mayo propongo las siguientes reflexiones: No reacciones. Mantén el control.


No es bueno que cualquiera te controle. Conserva tus impulsos junto a la prudencia. Aunque así lo parezca, nadie tiene el poder para ofenderte. El problema no está en lo que te acontece. Está en lo que piensas acerca de lo que te acontece.

No reacciones.Mantén el control. Un grito, un desplante o una ofensa, surgen de la debilidad del agresor. Mira su angustia, su soledad, su miedo, su vacío. Mira su tristeza, su dolor, su frustración y su envidia. Entonces podrás hacerte inmune a sus agravios.

No reacciones.Mantén el control. Usa tu inteligencia y conviértete en la niebla...

Leer más

El increible Ki

Un Maestro de combate a mano desnuda enseñaba su arte en una ciudad de provincia. Su reputación era tal en la región que nadie podía competir con el. Los demás profesores de artes marciales se encontraban sin discípulos. Un joven experto que había decidido establecerse y enseñar en los alrededores quiso ir un día a provocar a este famoso Maestro con el fin de terminar con su reinado.El experto se presento en la escuela del Maestro. Un anciano le abrió la puerta y le pregunto que deseaba. El joven anunció sin dudar su intención. El anciano, visiblemente contrariado, le explicó que esa idea era un suicidio ya que la eficacia del Maestro era temible...
Leer más

Sexto sentido

Tajima no kami paseabas por su jardín una hermosa tarde de primavera. Parecía completamente absorto en la contemplación de los cerezos al sol. A algunos pasos detrás de él, un joven servidor le seguía llevando su sable. Una idea atravesó el espíritu del joven: “A pesar de toda la habilidad de mi Maestro en el manejo del sable, en este momento sería fácil atacarle por detrás, ahora que parece tan fascinado con las flores del cerezo”. En ese preciso instante, Tajima no kami se volvió y comenzó a buscar algo alrededor de sí, como si quisiera descubrir a alguien que se hubiera escondido. Inquieto, se puso a escudriñar todos los rincones del jardín. Al no encontrar a nadie, se retiró a su habitación muy preocupado. El servidor acabó por preguntarle si se encontraba bien y si deseaba algo...

Leer más