Los cardos te sorprenden: Diversidad de pinchazos

-“Déjame contarte cómo el cardo espinoso llegó a ser la flor nacional de Escocia”.

Mi abuela, Margaret MacEwen, era una gran narradora de cuentos populares de Escocia. Nuestro clan MacEwen (mi segundo nombre es MacEwen), siempre se jactó, se originó en la región Argyll del oeste de Escocia, y el tótem del clan es la nutria. Argyll es una tierra escasamente poblada de costas montañosas hendidas por bahías largas y estrechas conocidas como lagos marinos, e incluso hoy es uno de los últimos baluartes importantes para la nutria europea en peligro de extinción. Extrañamente, toda mi familia somos nadadores excepcionalmente fuertes. No tenemos dedos palmados, pero parecemos andar por el agua como, bueno, las nutrias.

“Una noche oscura y tempestuosa”, continuó la historia, “un grupo de invasores vikingos llegó a una playa escocesa. Rápidamente y en silencio comenzaron a deslizarse en el desprevenido pueblo. Pronto los invasores estaban a punto de atacar. Pero justo en el borde del pueblo se enredaron en un denso grupo de cardos. Sus gritos de dolor despertaron a los aldeanos, que se apresuraron a salir con sus espadas para repeler a los incursores desalentados “.

Algunos piensan que esta historia es fantástica. Seguramente, los duros lobos marinos vikingos no serían disuadidos por unas cuantas espinas afiladas. Sin embargo, estos escépticos nunca han encontrado el cardo escocés – un metro de alto y armado de arriba a abajo con picos largos que entran fácilmente y son lo suficientemente gruesos como para penetrar profundamente en la piel.

Los cardos son plantas de la familia del girasol clasificadas en el género Cirsium. Muchas especies están equipadas con espinas malvadas, pero el cardo escocés o común (C. vulgare) es el rey indiscutible del lote. Esta especie resistente es nativa de Europa, África del Norte y Asia occidental, y se ha extendido por todo el mundo, incluyendo a Japón.

El nombre local para el cardo común es amerika-oniazami. Azami es el término genérico para cardo, mientras que oni se refiere a una clase de demonios de cuernos que pueblan los cuentos de folclore japonés. Oni es ciertamente apropiado para este cardo afilado, pero la parte de amerika del nombre es un poco engañosa. En América del Norte, el cardo común es también una especie introducida que ha proliferado como una maleza invasora.

Otro hermoso cardo en plena floración ahora es el noazami, o cardo japonés (C. japonicum). No hay forma de que estos tipos puedan repeler a los lobos marinos vikingos. Ni la cabeza de la flor ni los tallos se clavan. Sólo las puntas de las hojas son lo suficientemente afiladas para ser notadas. El cardo japonés es una especie endémica, lo que significa que sólo crece aquí en Japón. De vez en cuando algunas formas con flores blancas puras se pueden encontrar mezcladas dentro de las generalmente púrpuras.

De acuerdo con el Departamento de Botánica del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, Japón es el hogar de 150 especies y variedades de cardo, 145 de los cuales son endémicos. Esto representa una diversidad verdaderamente increíble, considerando que sólo 300 especies han sido identificadas en todo el mundo. La excelente Flora en línea de China lista sólo 46 especies para el continente asiático. Muchos de los cardos endémicos de Japón están confinados a un área muy limitada, como una sola cordillera o isla.

El kitsuneazami, o “cardo de zorro”, no es un cardo verdadero, sino una planta similar- clasificada en el género Hemistepta (H. lyrata). El prefijo zorro a menudo se añade a los nombres de las plantas que se asemejan a las especies familiares, pero no son tan hermosas o útiles.

Kevin Short

Fuente The Japan News

Share