Jackie Chan, entre la acción y la protección

Isabel F. Lantigua
Madrid.- En una oscura y lluviosa noche, una pareja lucha en lo alto de un edificio. Tan solo el estrecho muro que pisan les separa de caer al vacío. Un paso en falso y todo habrá acabado. Así de emocionante comienza un anuncio que ha grabado el actor Jackie Chan para promocionar el uso del preservativo en China.
La figura de Chan, experto en artes marciales, aparece en el set de rodaje para dar directrices a sus actores y afirmar: “Me encantan mis películas y me encanta mi vida. Las películas de acción necesitan escenas de riesgo, pero en la vida real necesitamos sentirnos más seguros”. Es su forma de recomendar las relaciones sexuales protegidas.
El anuncio, que se podrá ver a partir del próximo 1 de diciembre, Día Mundial del sida, forma parte de la mayor campaña de televisión que se ha realizado en China para fomentar la utilización de condones como medida para reducir la transmisión del VIH.
Jackie Chan, que ya ha colaborado en anteriores ocasiones en la lucha contra esta enfermedad, declara mirando directamente a la cámara: “La vida es demasiado buena. Por favor, protégete”.La campaña ha sido producida por China Aids Media Project y financiada por la Fundación de Bill & Melinda Gates. Además, su contenido ha sido aprobado por el Ministerio de Salud del país.
50 millones de dólares en prevención
Disminuir el número de nuevas infecciones por VIH en China es también el objetivo que persigue la Fundación Gates con su última iniciativa, que ha supuesto la donación de 50 millones de dólares (unos 34,2 millones de euros) al gobierno chino y a las ONG del país para aumentar los esfuerzos en la prevención del sida.
Este dinero, de los que 20 millones irán al Ministerio de Salud Chino y los 30 restantes se repartirán entre ONG, pretende conseguir que los grupos más vulnerables, entre los que se encuentran los drogadictos, los trabajadores del sexo y los varones que mantienen sexo con otros hombres, tengan un mayor acceso a los programas de prevención.
“Mediante la expansión de estos programas, China tiene la oportunidad de prevenir una gran epidemia de sida”, ha declarado el doctor Tachi Yamada, presidente del Programa de Salud Global de la Fundación Gates. “Los líderes chinos afirman tomarse en serio la lucha contra el sida y nosotros estamos encantados de colaborar con ellos”, añade.
Aunque las 650.000 personas que se estiman que viven con VIH en China representan un número relativamente pequeño, teniendo en cuenta su población de 1.300 millones de habitantes, los expertos advierten del aumento de casos entre los grupos de riesgo. De hecho, entre los consumidores de drogas la incidencia del VIH supera el 50% en algunas provincias.
“Para luchar con eficacia contra esta enfermedad debemos asegurar que los programas alcanzan a todos aquellos que pueden ser infectados y, a su vez, transmitir el virus a otros”, ha señalado el doctor Wu Zunyou, directo del Centro Nacional del Sida y las Enfermedades de Transmisión Sexual en China. “Al mismo tiempo, debemos acabar con el terrible estigma que rodea al sida en nuestro país”, reconoce.
El estigma y la discriminación hacia las personas seropositivas continúan siendo unos de los mayores obstáculos para afrontar la enfermedad en China. Un reciente estudio indicaba que en algunas provincias, la tercera parte de los médicos se negaría a tratar a a una persona con VIH.
Fuente:elMundo.es

Share