Artes marciales ofrecen intensidad constructiva

“Las artes marciales ofrecen intensidad, pero constructiva”, señaló el octavo Dan del Sistema Polinesio y fundador de la Asociación Internacional Tao Te Chia, Rubén García Gaitán, quien destacó que esta disciplina mantiene una lucha contra el tiempo, “o llega primero la droga o llegamos nosotros”.
De visita en la capital oaxaqueña con motivo del denominado Primer Congreso Estatal de Artes Marciales, coordinado por la organización Roda Do Sol, el originario de Ciudad Obregón, Sonora, afirmó que “las artes marciales ofrecen una alternativa a los jóvenes de una vida sana”.
Entonces, “si no les damos esa alternativa caerán en el alcohol y la droga, por ello, a nosotros nos urge que en cada población o ciudad exista un grupo de artes marciales”, señaló el también maestro de Capoeira, de 58 años de edad, que consideró que ésta última será una de los artes marciales más populares a difundirse.
Rubén García, que radicó por varios años en Italia, destacó que “lo que caracteriza a los jóvenes es que les gusta la intensidad; el joven siempre busca lo emocionante, la aventura, la intensidad, entonces, por eso recurre a actos un poco violentos o arriesgados”.
“Las artes marciales ofrecen esa misma alternativa, una intensidad pero constructiva, aquí dentro de las artes marciales hay un estímulo muy fuerte, el ejercicio intenso, el combate, el manejo de las armas, pero desde el punto de vista deportivo, con una ética de crecimiento”.
En ese sentido, comentó que existe una gran diversidad de artes marciales como es el Tai Chi, Chi Kung, Tae Kwon Do, Karate, Jiu Jitsu, Shaolin, Judo, por mencionar algunos, “es un gran menú para que los jóvenes escojan con el que más se identifiquen”, para ser mejores ciudadanos.
De cabello largo, que es atado con una trenza, nariz alargada, complexión sumamente delgada, una mirada intensa y casi dos metros de estatura, el también llamado Mestre Montanha se refirió a los beneficios que otorga la practica de las artes marciales, que insistió, forma mejores ciudadanos.
“El trabajo del arte marcial es integral, aquí la persona hace un entrenamiento muy fuerte sobre su parte mental, sobre su parte física, emocional, es un trabajo muy completo, aquí aprende el alumno verdaderamente a concentrar su mente, a concentrar su energía”, puntualizó.
Y añadió: “Aquí el artista marcial aprende a conocer su cuerpo, a dominar sus emociones, a manejar su energía, su fuerza, su coordinación y velocidad, lo vamos entrenando en muchos aspectos y eso le ayuda a ser una mejor persona”, insistió el poseedor de la Espada de Cristal.
Ésta, es el máximo reconocimiento a un artista marcial, “simboliza la última lucha, que es la de la conciencia, y en eso estamos”, manifestó al tiempo de dibujar una amplia sonrisa.
Y explicó que el Sistema Polinesio tiene dentro de sus principales características “el manejo de las manos”, pero se dejó de difundir porque los fundadores se retiraron, yo lo maduré con Salomón Esquivel, co-fundador, y es cuando empiezo a hacer un trabajo muy discreto sobre el Sistema Polinesio”, dijo.
Por último, exhortó a la juventud oaxaqueña que se inicien en algún arte marcial, que si les gusta la aventura en la vida ésta es una de ellas, pero a nivel constructivo, es un sistema que los llevará a un buen destino, nos invitan a llevar una vida sana”, aseguró.
Fuente:noticias-oax.com.mx

Share