Mi Aikido con un Cisne

Mientras estoy en modo de escritura voy a terminar hoy por compartir algo que un estudiante mío, Horacio, insistió en que debería escribir en mi página.

Mi Aikido con un Cisne.

Recientemente he puesto un pabellón en mi barco. Puse algunas colchonetas en él y lo tengo como mini dojo personal, el espacio para sentarse.

Así que estaba tranquilamente sentado, disfrutando de la paz, escuchando a los pájaros y observando los patos en el agua. Un cisne estaba con los patos. Ella se veía extraña. Reconocí que había estado aquí el día anterior con esos patos. Un pensamiento divertido me vino … “Tal vez ella piensa que es un pato”.

De todos modos, mientras miraba que alguien al otro lado de la calle, les echaba un poco de pan, noté que era muy tímida y estaba intimidada por los patos. Por alguna razón ella seguía mirándome … sintiéndo pena de sí misma. “Extraño” pensé.

Así que un par de días más tarde … allí estaban de nuevo. Mmmmmm ….. yo y el cisne necesitábamos tener una charla. Así que fui y busqué un poco de pan y desde la parte trasera del barco comencé a alimentarlos. Ella estaba intimidada. No consiguió ninguno.

Así que le tendí un poco a ella … se acercó. La retuve y le comuniqué. “Hey..tú y yo necesitamos una charla, no eres un pato, eres un cisne, tienes que estar orgullosa, no dejes que te intimiden”. Y así comenzó el entrenamiento.

Dos días más tarde sacaba el pecho. Agarrando la comida … persiguiendo a los patos.
“Ahora eso es de lo que estoy hablando”. Le dije.

De todos modos … a partir de entonces … cada vez que volvía al barco ella vendría volando para saludarme.

Un par de semanas pasaron y luego ese día llegó toda orgullosa con un compañero. “Aha … trajiste a tu novio a conocerme eh? Muy bonito”.

Pero ….. oh querido … cuando yo los alimentaba el macho cogía toda su comida. “Yo la regañé … Hey … ¿qué te dije? Nadie te intimida … ¡ni siquiera él!”

Bueno, wow …. lo que pasó después. Le lancé un poco de pan y el macho se adelantó y lo agarró. Ella se volvió hacia él. Una vista divertida. Ella agarró su cola con fuerza y ??lo persiguió por el canal.

Entonces ella volvió … la cola meneando … mirando toda orgullosa otra vez. “¡Sí, ésa es mi chica!” Le dije.

Ha, la semana siguiente llegó diariamente sin él. Yo bromeaba con ella “Ah … tiene prohibido venir, ¿verdad?”

Una semana más tarde y desde entonces ambos vinieron juntos de nuevo. Incluso a él se le ve mucho más feliz ahora. Ambos comparten la comida.

¿¿Está todo bien??

Paz G.

Graham Christian
Traducción Carina

Fuente Facebook

Share