Desarrollo a través de mi vida

“Una vez pasados los 40, vd. tiene la cara que merece”.

“La mente pide una forma, y la forma realza la mente”.Los pensamientos y el conocimiento irán más allá de la etapa de solamente discusiones lógicas, y gradualmente llegan de forma intuitiva, lo cual les permite hacerse realidad. Lo que hemos pensado y cómo lo hemos aprendido está todo escrito en nuestras caras, no en los libros. Es deseable que los pensamientos y el conocimiento aparezcan en cada movimiento que hacemos. Si la mirada y la naturalidad, las palabras y el comportamiento, y los pensamiento y el conocimiento, son separados los unos de los otros, entonces nos quedamos solo a medio camino. Confucio describió su proceso de perfección de la personalidad tal como él envejeció: “Aspiraba a ser un escolar cuando tenía 15 años, yo mismo me estabilicé a los 30 y dejé de tener dudas a los 40. Realicé mi vocación a la edad de 50 y podía escuchar a cualquiera a los 60. A los 70, teniendo mi propio camino, nunca he ido demasiado lejos.” También en Huainan Tsi, un libro de la vieja China, encontramos expresiones así:” Conocer los problemas de los 49 años a la edad de 50″ y “Realizar el sexagésimo cambio de si mismo a los 60”. Llegando a los 60, tendemos a pegarnos donde estamos, llegando a ser rígidos fisicamente, psicológicamente y en personalidad. El libro dice que aquellos que aprenden el Tao deben hacer progresos en sí mismos como lo hacen en sus edades. Siempre he practicado Aikido como la forma de estabilizarme y realizarme yo mismo. La forma parece demasiado lejana, asique pienso que necesito otro fuerte y continuo esfuerzo más que nunca.

 

 Aikido Saku Dojo-cho(enero 1996) Traducción al español Daniel Diaz
Share