17 Escuela de Marina

Ya había mencionado antes que los niños pequeños entraban en la “Jungvolk, gente joven” y a partir de 12 años en las Juventudes Hitlerianas (HJ). Elegí en HJ la marina. En octubre 1943 fui enviado por un mes al campamento de Marina en Prieros. Me enviaron el billete y tenia que presentarme en un día señalado. Así que fui Berlin Zoo, cambié al tranvía para ir a Grünau, de allí a Königswusterhausen. A partir de ahí tuve que caminar 15 km. Los alrededores de Berlín son hermosos muchos lagos, y muchos bosques. El lugar Prieros es un pueblo muy pequeño, la escuela naval estaba justo al lado de un lago.

Para mí, este mes fueron directamente unas vacaciones, ya que aquí se podía dormir por las noches. Recibimos un pequeño entrenamiento militar. Nos enseñaron a hacer nudos marineros, aprendimos la diferencia entre un barco y un bote, remamos un par de horas cada día en el lago, aprendimos el código Morse y el idioma de las banderas. Aprendimos a utilizar el Sexanten y conocer la constelación del norte. Nos enseñaron a reconocer los barcos de guerra alemanes por la silueta, se habló de babor, estribor, barlovento y sotavento.

En el viaje de regreso a Bochum Pasé un día en Berlín, visité el Reichstag, la Puerta de Brandenburgo, el zoológico, el Funkturm y el Kurfürstendamm. Muy tarde por la noche tomé el tren para llegar a Bochum por la mañana con la luz del día. Mientras el tren se acercaba a Bochum, vi la ciudad en ruinas y cenizas. Por todas partes había humo, olía desagradablemente a cadáveres quemados. Caminé los pocos metros de la estación entre ruinas a casa. Nuestra casa era un montón de escombros, así como todas las casas de los vecinos. Sobre los escombros en nuestra casa habia un cartel que decía “Ludwig, estamos en Weitmar en casa de tía Elise”.


Por supuesto, no había transporte, así que fui a unos 6 km a pie, con una imagen de terror por todas partes. El ataque fue el 3 de Noviembre de 1943, mientras pasaba la noche en el tren de Berlín. Tío Theo murió en la carcel, dos compañeros de nuestro cuarto de Peterstal habían muerto, uno se ahogó en el sótano, el otro quemado. Había que contar cerca de 20.000 muertes.

Tía Elise fue la segunda esposa del marido de mi difunta tía, la hermana mayor de mi madre. Ella vino de la región de Eifel, hablaba francés y fue llamada por nosotros”madame de vou”. Ella era excesivamente ambiciosa y religiosa. Venía de la más absoluta pobreza y tío Willhelm era un trabajador sencillo del Bochum Verein. Las condiciones de entonces no eran las adecuadas para los trabajadores para adquirir riquezas. Sin embargo, la tía consiguió, en primer lugar comprar tierras y más adelante construir . Se convirtió en una bonita casa, llamada por nosotros una villa. Consistía en la planta baja, otra en el primer piso y por encima de un ático, por supuesto, con un sótano, al igual que todas las casas construidas en Alemania. Tía vivía en el ático y alquilaba los dos apartamentos mejores. El primer piso quedó vacante justo antes del atentado, por lo que era obvio que nosotros lo ocuparamos como inquilinos.

Cuando llegué allí procedente de Berlín me encontré con mis padres y hermana vivos, pero habíamos perdido todo, excepto un algunas cosas que había llevado al refugio antiaéreo. Padre me llevó enseguida a buscar camas que por supuesto era lo más urgente. Pronto encontramos entre los escombros un par de marcos de cama y por la tarde las autoridades nos dieron los colchones correspondientes. En nuestra búsqueda encontramos una amplia cama, un colchón, por así decirlo, con piernas debajo de él, que sin duda debía de haber sido muy caro, un colchón Schlaraffia. Por desgracia, estaba muy húmeda, porque los grandes incendios de los ataques produjeron lluvia. Lo arrastramos con todas nuestras fuerzas a casa y fue mi cama. Pasaron semanas antes de que se secara completamente. Madre ponía periódicos y una manta sobre él, sólo así se podía dormir sobre él. Los periódicos eran sustituidos cada mañana. En los próximos días buscamos más artículos para la comodidad de nuestro apartamento.

La vida seguía, y seguían los atentados con bombas. Donde vivíamos ahora, no había ningún refugio cercano, bueno, había varios túneles que la gente llevó al suelo y apoyó con vigas de madera. Para una bomba dirigida exactamente el túnel no hubiera servido de nada, estaba unos pocos metros bajo tierra y los cráteres de bombas eran a veces mucho más profundos. La vida dependía ahora de unos hilos muy delgados. Pronto volvimos a nuestro trabajo, padre tenía mucho que hacer, por supuesto, había mucho que reconstruir, con carácter provisional, por supuesto. Había que crear apartamentos para aquellos que habían perdido todo en los bombardeos, improvisados decían.

El empleador de Else, la tienda Suren también había sido bombardeada, así que ella consiguió un trabajo como empleada en el Bochumer Verein. Otras chicas en la misma situación fueron enviadas a la industria de defensa. Mi empresa seguía de pie, mientras tanto me habían pasado al departamento de estimación, un trabajo aburrido. Kurt y yo nos reuniamos casi a diario, ibamos a todas las películas que mostraban. No había otras diversiones.

Tía Elise nos hacía a todos en general y a mi en particular la vida imposible. Así por ejemplo preguntaba a madre con mirada penetrante “¿porqué tenían anoche a las 10 todavia corriendo el agua?” Ella utilizaba cada sorbo de agua por lo menos tres veces para lavar las verduras, lavar los platos y la cisterna. Ella no comía huevos porque tenía que tirar la cáscara. Nunca he conocido a una persona más tacaña. Y luego iba a la iglesia tres veces al día, que estaba cruzando la calle. Los domingos por la mañana ella me preguntaba si yo había ido a misa, y si le decía que si, me preguntaba que es lo que hábia dicho el cura desde el púlpito. Yo obviamente no había ido a
la misa y no tenía idea de lo que podría haber dicho el pastor. Entonces ella me echaba una mirada fulminante, que me hacía subir los colores hasta que mi cara estaba de color rojo brillante y deseaba poder hundirme en el suelo y desaparecer cómo Rumpelstielzchen. Más tarde se dió cuenta que yo nunca sería un buen feligres y me dejaba en paz, pero no a mi madre. Porque a ella la culpaba de no haberme educado en la fe cristiana-católica. Pobre mujer mi tía, ella probablemente hubiera esperado un mejor destino en su relación con Dios. El marido tuvo un accidente en el Bochumer Verein, y su hijastro Paul, estudiante de teología murió en la compañía penal en el frente. Ella sobrevivió a sus dos hombres por lo menos 20 años, y siguió sembrando discordia después de su muerte.

Share